“Si mi pareja no quiere, no insisto”.

“Practico poco, así que no creo que justo a mi me puedan contagiar, ya sería casualidad” .

“Me da vergüenza proponerlo, igual le creo desconfianza…

“En el momento se olvida todo”.

“Me dificulta la relación, además siento menos placer”.

¿Estamos %100 seguras y seguros de no tener ningún virus de transmisión genital?

En la juventud podemos asumir ir al dentista o al oculista periódicamente para prevenir, pero no nos planteamos hacernos pruebas sobre infecciones de transmisión sexual!  Chicas, chicos habéis sido objetivo de infinitas campañas de información y sensibilización. ¿Por qué hacéis malabares con la información sexual y en vez de reconocer  las ventajas del condón para vuestro placer lo usáis tan poco?

La gran mayoría de las personas adultas, aun habiendo tenido practicas de  riesgo nunca hemos acudido a un centro o una farmacia para hacernos las pruebas del VIH, ¿por qué?

Aunque las personas más ancianas si conocisteis la peligrosidad y expansión de lo que fue considerada como “la enfermedad del Siglo XX”, entre vosotras y vosotros también aumenta el número de infecciones. ¿Seguís pensando que estas enfermedades son ajenas a las personas como vosotras o vosotros?

Todavía no lo he visto pero creo que este documental a punto de estrenarse nos puede ayudar a entender mejor las vivencias de las personas con VIH. Y espero que a cuidarnos y disfrutarnos.

NUEVO DOCUMENTAL

“ELIGE SIEMPRE CARA”